Alfredo Muzaber. Un actor que emociona

juan martins

La coAlfredo Muzaberndición del titiritero y hombre de teatro puede adquirir diferentes niveles de expresión o modalidades. Alfredo Muzaber es uno de esos titiriteros: soñar es una categoría que atraviesa la zona de lo sencillo, pero eficaz por lo que signa, construye y al cabo elabora para los espectadores los cuales conforman el convivio de cada una de sus representaciones. Subrayo el término convivio puesto que de eso se trata cuando hablamos de Muzaber: en él, el artista y el técnico se componen. El público recepta y «ve» aquel sueño en forma de muñeco/personaje. Eso es él y como bien nos indica: «tienes que hacer de todo y en conjunto, en equipo, … la producción me toca, y entre todos hacemos, prensa, llamados, buscamos funciones etc. Otra cosa que nos ayuda mucho es ser itinerantes, o tener funciones vendidas en diferentes países y provincias de Latinoamérica y Europa …». Se edifica esa relación la cual es corpórea, humana y sensible. Su poética y vida reunidas en el acto de la representación. Si algo lo contiene es su propia aura, su disposición aurática (cito a Jorge Dubatti de su libro Filosofía del teatro I), esto es, aquello que está presente en sus representaciones lo cual es previo a cualquier forma de comunicación. Está allí, lo vemos y oímos, nos emociona o nos contiene. Nada lo explica, sólo su presencia ante el público. De esta manera se define un actor de alto perfil. La comunicación es implícita, segura. Un hecho que caracteriza entonces a los buenos actores.Hay que destacar por lo expuesto su protagonismo como actor. El actor que, sin prejuicio, se dispone al género infantil. Y esto hay que subrayarlo, la formalidad de sus actuaciones ante el compromiso, cualquiera que sea la modalidad expresiva: el actor se desdobla con la misma emoción que su público le recepta. De modo que esta mencionada eficacia será parte de sus herramientas. El público lo agradece. Hecho que se constata en las diferentes funciones, tanto para uno como para otro espectáculo. Por ejemplo con su personaje «El Abuelo» utiliza los muñecos, sin embargo, estará presente también como actor. Esta duplicidad ha hecho notar tales condiciones de la actuación: al contar los cuentos, el relato es forma y cuerpo en el actor. No es fácil y lo hace parte de los niños cuando participan, juegan y son parte de esa dinámica con la actuación, como decía, de su convivio: el público define y lo hace parte de su construcción estética, lo que hace del acontecimiento un proceso divertido para grandes y pequeños. Alfredo Muzaber Se desempeña como profesional independiente para empresas, instituciones y personas interesadas en sesiones CUENTA CUENTOS, talleres o sesiones en terapia de artes grupales e individuales. Es una dinámica en movimiento cuya teatralidad ocupa diferentes espacios escénicos, en su lugar, tal espacio escénico queda modificado por lo que le confiere el actor: se transforma, se duplica en otras realidades: la imaginación, por medio de esta instrumentación, vuela con la del niño. Esta razón lo conecta con la sensibilidad de su público. La diversidad de su actuación queda a priori por este público: actor, titiritero, cuenta-cuentos, artista performance, productor y director. El triángulo de su relación queda definida en éste: actor con cuya dinámica se mueve desde el cuerpo. Su cuerpo es su teatralidad. Claro, si entendemos que dicha teatralidad se da en tantos espacios diversos como se lo exija su público. Para todos y todos en ese lugar del entretenimiento. Así que en éste adquiere esa diversidad por la naturaleza del relato y lo que cuenta ante su público. Un actor completo. Donde explora varias técnicas del teatro de títeres, como es el guante o guiñol, teatro de objetos, animación a la vista y miniaturas, teatro de sombras .Con todo, teatro de clown. Constituyéndose además en un colectivo importante de asociaciones, grupos e instituciones públicas que participan con el género. Recorrido internacional que lo hace organizado y responsable ante el oficio. Por ello es que entendemos a Muzaber desde aquella relación del convivio al que hacía referencia. Hombre de teatro. Totalidad que asume con cariño hacia su público. No todo es comunicación. Allí está presente su alma artística la cual no se ve sólo mediante el signo. Hay algo más detrás de todo eso: lo humano y sensible que nos «transmiten» sus obras. Y como sabemos, se necesita un actor orgánico, técnico y estructurado en su discurso.

Teatro 4 Elementos/Alfredo Muzaber/

Guardar

Guardar

Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s