Espiando

Todo lo que surge en el aquí y ahora, sin pensar, sin definir, sin calcular, sin planificar, Absolutamente verdadero porque sencillamente acontece.

Alejandra Rubio

juan martins

El Taller de experimentación teatral de Inboccalupo, Buenos Aires, nos presentó «Espiando», bajo la dirección y puesta en escena de Alejandra Rubio. El teatro como proceso por hacerse (pre-acontecimiento), fuera del paradigma, de la creación convencional. El riesgo, aquello límites de lo vivencial, de lo cotidiano, para conseguirse como escritura escénica: lo que sucede en una casa, con su familia, su contexto más primario como una posibilidad de la representación: dudar a su vez de esa representación, dudar de la imagen de aquello que se representa. Éste, ha sido un referente para que se constituya el lugar de lo que aquí dudamos como representación. ¿Por qué dudamos?, la representación de lo visto no está hecha para ser convencional a la vista, aun, podíamos retirarnos a casa mucho antes de que la función terminase. Aquello que ahora llamamos «función» no es tal. No es la intención de lo que se diseña para ser exhibido en dicha convencionalidad: nos adentramos, como decía, a una casa (a la condición doméstica que le sirve de socialización a toda familia en una ciudad como Buenos Aires por ejemplo) con la finalidad de que seamos, en el instante que participamos como voyeurs de algo que no nos pertenece, testigos de un caos que se libera de acuerdo con lo que vemos o, si quieren, con lo que deseamos ver. Se nos permite, por nuestro libre albedrío, estar de observadores: somos espectadores, pasamos al baño de esa casa, su espacio exhibido como parte de la paradoja. Regresamos a la celebración (levantándonos de nuestra butaca para ir al baño, con todo lo que allí sucede, y luego al cuarto de fiesta o viceversa) Y si estamos en el lugar de esta paradoja, estamos ante la ambigüedad la cual define, a fin de cuentas, a toda realidad. Esto es, dudar de esa realidad en la que nos encontramos cómodos, una torre de babel que se da en tiempos simultáneos, asimétricos como instante de representación y compartidos en nuestra subjetividad: importa este nivel de la cotidianidad. No es una postura nueva, pero es un riesgo a objeto de ser sometido a una suerte de experimentación en lo que tiene que ver con la puesta en escena. Si acaso se permite decir aquí que estamos ante una puesta en escena. Apenas lo digo, y lo dudo, apenas lo anuncio y debo negarlo: me introduzco en el lugar oscuro de ese nivel del inconsciente: una típica celebración de cumpleaños se coloca en un lugar diferente de nuestras mentes al momento que veo a la madre, al padre, la abuela en una distancia de esa cotidianidad, en una mirada separada por distintas realidades. Todo en uno: ante la mirada curiosa y morbosa de nuestra ansiedad: la fiesta, lo que sucede a escondidas en el baño y lo que sucede en la discusión de los adolescentes en el patio de aquella casa, en el rincón de la casa ante los ojos de la esposa pero sobre la mirada ajena de los espectadores: trasgredir la moral burguesa de acuerdo no con nuestras ideas sino por aquello que entra en nuestros ojos. Sólo entra, conque no establecemos juicios a priori. No hay tiempo en todo caso. Estamos atrapados en una posible imaginación de lo real. Sobre aquella fragmentación de los valores de una familia de clase media cuya impronta se sostiene sobre la cosificación del sujeto, cierto nivel de delirio ante la realidad. Por tanto no es susceptible de conceptualizar. Es gratificante sentirse sometido por lo extraño, por el riesgo si no por el divertimento. Todo acontecimiento hiperrealista no hace más que invertir el nivel de nuestro inconsciente. Embriagar nuestros sentidos.

Buenos Aires

Elenco: Marcela Peña, Silvia Merli, Gisell Badín, Stella Trezza, Mónica Ascar, Juan Antonio Fleitas, Rosalía Padías, Delfina Conde, Verónica Roux, Gabriela Harrison, Carlito Gluck, Jade, Nicole Balella, Agustina Navonne, Luly Palacio Acosta, Lu Lerman. Actores invitados: Alejandro Álvarez, Victoria Arderius, Diego Benedetto, Franco Kuma La Pietra, Maribel Chiapetti y Raquel Ameri.
Trabajo Corporal: Leticia Vota. Dirección Actoral: Leticia Vota, Walter Bruno, Alejandra Rubio. Idea, Puesta en Escena y Dirección General: Alejandra Rubio.
Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Espiando

  1. Gracias por venir. Gracias por pensar y escribir sobre lo que espiaste en ESPIANDO. Salud y teatro! Recibí los mejors deseos de Victoria Arderius.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s