Teatralidad, sintaxis del poema

José Ygnacio Ochoa*

El teatro debe entenderse como una totalidad en tanto su relación con el resto de las formas discursivas. En este sentido es oportuno aproximarse a un discurso dramático que se aprecia cercano al lenguaje poético. Cercanía inevitable ya que una puesta en escena es una imagen sugerida de un complejo universo de posibilidades sígnicas. La obra teatral comporta una organización estructural descubierta a partir de los elementos constituidos en estrecha relación dinámica, llámese: los personajes, la historia, las acotaciones, los parlamentos y todo aquello que posibilita la escritura escénica, entendida esta por la adecuación textual dispuesta por el binomio: director-actor a partir de las sugerencias proporcionadas por el escritor con los elementos ya mencionados. El texto exige un avance que se reproduce en el montaje de la obra a través de la disposición del espacio, de los objetos, de la luz y de los movimientos de los personajes en escena. Es por ello que cada elemento utilizado debe tener una razón y manera de existencia definida en tanto el texto teatral comporta un conjunto de funciones para la conformación de una dramática sugerida por el autor en una primera instancia, puesto que en segundo momento quedará a merced del inconsciente abordado desde su interioridad en cada personaje. Es la íntima complejidad entre la conciencia y lo no consciente donde se define el conflicto dramático. Insistimos en el criterio de una poética dramática por cuanto en él se reagrupa un continente de significaciones. El texto teatral será una suerte de materia prima para el análisis con las lecturas significativas y a decir de Edilio Peña «el texto pasa de discurso sencillo a discurso poético de convención a signo ascendente de significaciones múltiples». Esta afirmación nos conduce a hurgar en los diálogos y su posterior acción para desentrañar la conducta humana.

El teatro es y será con sus diferentes manifestaciones: una eterna intencionalidad significativa que le permite al actor-actriz desacralizar los enigmas de una sociedad que se estime inteligente. Los diálogos o parlamentos muestran una sencillez en tanto pertenecen a una cotidianidad pero que en boca ya del actor se transformará en una voz con identidad única con una clasificación rítmica. La respiración del texto desde el actor se confrontará con la respiración del espectador para así darle mayor sentido verbal y procurar la situación teatral exigida. El actor evidencia su preparación consciente propia del oficio para evocar en ese instante la poética escénica. El actor es en esencia un constructor de sueños, mejor dicho de ensueños, acerca de lo cual Gastón Bachelard afirma que este signo del retorno señala infinitos ensueños porque los retornos humanos se realizan sobre el gran ritmo de la vida humana, ritmo que franquea años. El actor va hacia ese encuentro de la vida del hombre, el encuentro de la vida de la humanidad con la idea de acortar distancias y esos parajes de su propia existencia. De esta manera, el sentido mimético del actor se apropia de su instrumento, su cuerpo, para develar en el plano de lo tangible y cercano el conocimiento teórico planteado por un estudio de mesa, en donde el director suministra insumos para la conformación del personaje, luego de toda esta información por demás necesaria, quedará el actor con su soledad, igualmente necesaria, como el poeta ante la incertidumbre del posible no-poema. Cada actor se enfrenta en las tablas para desentrañar lo otro, lo no tangible propio de las emociones y desencuentros de la historia, lo no explicable, aquello que pertenece a las imágenes del sentido íntimo de los personajes, se procurará crear una historia (im)posible. La traducción de la palabra, entendida esta como la relación sensual entre vida/muerte, sexo/espíritu, cuerpo/alma registrarán un esfuerzo revelador al momento de abrirse el telón para mostrar al teatro como una condición poética. El texto escrito para la representación teatral, llámese puesta en escena, es una forma discursiva que le permite al espectador compenetrarse con los recovecos de la intertextualidad. Es una manera particular de desentrañar las posibilidades del hombre entre sus inconsistencias posibles y válidas en una sociedad que deslastra las precariedades de los que se encuentran en un espectro significativo. La literatura es una fuente que desarrolla en el lector una comunicación, que debería ser amplia, para definir de alguna manera a los personajes con sus interioridades. Las historias, los encuentros o desencuentros son instrumentos que posibilitan los efectos desde la visión casi simultánea entre acción (movimientos controlados por el director en la medida de lo posible) y la conciencia del espectador (experiencia única de quien contempla la puesta). La literatura es ficción y la puesta en escena también, esto nos acerca al encuentro de una forma comunicativa-significativa que evidentemente acorta las distancias entre la realidad, hombre y arte.

*Editorial al número 3 de la revista Teatralidad: El teatro, una condición poética
Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s