9º Festival de palco y rua-Belo Horizonte

Dos caipirinhas y una ilusión (dossier)

Por juan martins

Si entendemos con Jean Baudrillard que la función del signo es hacer que desaparezca y con él la ilusión estética, comprendemos entonces que el sujeto pierde la capacidad de interpretar el mundo, el objeto estético, su realidad. Transferir una realidad por la otra, creamos una desilusión del componente estético. ¿Es arte lo que el artista realmente produce? ¿O se estará creando una nueva cosificación de aquel objeto artístico que lo conduce a ser un valor de cambio, una unidad abstracta de uso que media como modelo de ideología y como simple elemento que sustituye la belleza por el mercado: todo se registra en función de un valor abstracto y no real. Lo que concebimos como arte no es sino la idea que tenemos de él. El signo (y con ello el signo teatral) pierde su sentido a cambio de una retórica: el poder. Se repiten las formas hasta alcanzar el modelo de un objeto-fetiche. De esta manera cualquier cosa (no/signo) sustituirá las condiciones del arte y de su ilusión. Si entendemos por ilusión la capacidad de interpretación del mundo por parte del sujeto mediante otras formas, modelos y presencias estéticas. Digo esto porque al ver el espectáculo de «Madre Coraje» en el norte de esta ciudad me encontré, en cambio, con esa relación sensible y humana. El espacio es intervenido en su compleja relación con una comunidad que edifica su propio espacio teatral: la representación es un nivel del discurso que antecede a la necesidad de un grupo de artistas a expresarse: la violencia, la ciudad, la muerte se arreglan en esa unidad significativa que es la representación. Las actuaciones, coherentes ante esa necesidad, desarrollan los niveles emotivos que ello exige: la emoción se racionaliza en parte y objeto teatral: todo el lugar es un componente del espacio escénico. Así que el público participa en esos niveles de la emoción: el actor ha racionalizado el «dolor» (como factor de violencia de nuestras ciudades) para que el espectador alcance interpretar el proceso humano que está integrado: ritmo, música, alegría, baile, amor, sensualidad y textura están dispuestos en la representación. Desde luego que esto adquiere su forma en el marco de lo idiosincrásico: el pueblo, la barriada y el baile. Todo, desarrollado con jóvenes actores/actrices que asignan esa corporeidad para definir un espectáculo orgánico: si entendemos que esa síntesis expresiva es una metáfora de la ciudad, el dolor o la violencia. Eso nos exige nuevas formas, quizás, de sentido teatral. Ya no es (por más brechtiano que sea el espectáculo) «teatro político», más bien, adquiere una definición que está por categorizarse. Lo brechtiano es sólo una técnica que le permite sobre-condicionar aquél espacio escénico y hacia nuevas tendencias de expresión. Independientemente de los niveles alcanzados: lo profesional y lo amateur se suprimen como condición para colocar en la mesa de discusión una pronta conceptualización para redifinir estos espacios escénicos que pueden estar emergiendo. Disponiendo un discurso teatral que sólo así el joven creador de «Belo Horizonte» puede resolver mediante el ejercicio de esas experiencias estéticas. Si entiendo que esta búsqueda (y por favor pido a la audiencia que me corrija) está en proceso y dialogando con su realidad estamos entonces ante un movimiento estético que requiere de ello lo dramaturgos, escritores, actores y actrices los cuales irrumpirán la escena brasilera.

Leer más del  fesitval….

estos textos serán publicados en dossier especial en la Revista Tetralidad y Publicarte. Caracas.

Ahora,  si me permiten un ejercicio intelectual con esa realidad, y «Brecht» se convierte en un fetiche, en  un modelo estético de acceso al poder para acoplarse a la alienación ideológica del estado y así acceder a subcidios, complicidades, apentencias para conquistar un trozo de afán por la gloria. Estamos otorgando valores de uso a condiciones que son fundamentalmente espirituales, humanas y sensibles. Estoy convencido de que aquella no esa experiencia. Al contrario, todo se delimita en nuevas formas de construcción estética. Allí, como contraparte, el otro espectáculo «Aquellos Dos». Desde un lugar diferente de la ciudad están en un proceso de búsqueda. Claro con delimentaciones en el logro estético de ésta, pero construyendo un discurso para hacer de esta ciudad una ciudad de arte, del conocimiento, de la belleza. Por una razón muy sencilla tanto los aspectos ideológicos de una obra como de la otra son temas aquí, en Caracas, en Bogotá. Con sus diferencias introducidas en lo que llamamos América Latina. Pero están allí estructurándose en el discurso y distanciándose (es una posibilidad distante o no) de otras categorías estéticas. Y sino, organizando su propia disciplina estética que nos dice, como dije, de la ciudad. Así que lo importante no es representar la realidad sino que tendremos la necesidad de fundar una imagen. Y prefiero utilizar este término acá para indiciar una relación simbólica que tenemos con el espacio, con la ciudad.

Con todo, es necesario que surjan las voces dramatúrgicas que se idenfican con esa imagen que se está fundando, edificando al margen o dentro del Festival, reuniendo (aun en las equivocaciones) las nuevas voces, la condición de una poética del latinomaricano.

Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Crítica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 9º Festival de palco y rua-Belo Horizonte

  1. Estimado Juan, recibe mis saludos. El programa quedó muy bueno, espero que vuelvas por esta tu casa: Librería Sónica. Por cierto, permíteme agregarte en mis links…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s