CUANDO LA «ARRITMIA» SACUDE LAS TABLAS…

Mariozzi Carmona Machado

000_1780_web.jpgA veces me dan ganas de volver a escribir un poco sobre lo que veo en «escena».

Sobre todo si de veras he visto algo en la escena. Hace tiempo que dejé de hacer crítica por considerar que es inútil «criticar»; quiero decir; sobre todo teniendo en cuenta que ya eso de esto sirve o no sirve, es bueno o es malo, está en franco demodé. Así que soy de las que piensa que mejor es irse por la sensación que te causa lo visto, lo oído, su placer…eso que va más allá del «entendimiento»; y en esta tónica, pues sí, me gustaría escribir.

Hace poco Estival Teatro, bajo la producción del dramaturgo Juan Martins, y Codarte, un grupo que está viendo su aparición formal en la escena con el estreno de la obra «ARRITMIA» de Leonel Giacometto, Argentina 1976, y dirigida por el maestro Alberto Ravara, nos trajo a las tablas aragüeñas esta singular pieza que nos lleva a mirar a dos mujeres, adultas, no tan jóvenes, a su encierro sino de obligado, de destino. Esta es una pieza atractiva, sobre todo porque toca la suerte de quienes están en ciertos asilos y concebida para un público al que casi no se le ofrece alternativas de talante; como es el público de la tercera edad, aunque es una pieza que debe ser vista por todas las edades. Hablemos ya del montaje, dirigido con suaves pero firmes líneas por Ravara, sin efectismos y sobriamente. Las actrices: Mirla Campos y Englys Flores. Campos y Flores son unas de esas actrices natas, surgidas de esas sorpresas estupendas de la vida y formadas por su propia decisión de estar en escena y tener la oportunidad para hacerlo.

Cuando fui invitada a ver algunos ensayos —recordemos que la obra fue estrenada formalmente en Guanare—nos llevamos una grata impresión y la impresión fue en aumento al ver su pre-estreno en días pasados en el auditórium del Hospital Central de Maracay. El desdoblamiento se apodera de todo lo que tocan estas dos actrices. Detengámonos entonces en la actriz Englys. Sabemos de ella que ha sido formada en Estival Teatro, con la asesoría de Martins y Campos. La hemos visto en dos montajes. Este el segundo. Un cambio grande, una búsqueda corporal, una intención y sobre todo un permitir que el juego propuesto por el autor se dé. Esta es una actriz que tiene un buen registro vocal —quizás deba poner atención a alguna que otras «s» final—y que tiene un llamativo registro actoral. Maneja las intenciones —verbales y no verbales— con tino, con sorpresa y gusto. Se nos antoja que podía soltarse aún más corporalmente, dejarse llevar en ese «tango» especial que coreografiara el actor Rafael Ángel Alfonzo y que baila con Mirla, entregarse. De la Campos, tenemos que decir que esta fenomenal: esto es, ha construido una partitura tan fina, tan exquisita, una «personae» tan elaborada que parece sencillo verla en las tablas. Y es que una la ve, y dice…pero si no le cuesta nada, qué sencillo. Y no, no es sencillo, como dice Geraldine Chaplin, en la película de Pedro Almodóvar, «Hable con ella»:

Nada es sencillo. Soy profesora de ballet y sé que nada es «sencillo».

Mirla Campos, hace con maestría y donaire que todo parezca simple, pero bien sabemos que eso no es más que una lectura acuciosa, de una comprensión profunda hacia su personaje. Su trabajo vocal; entonando y desentonando, haciendo verdaderas cadencias rítmicas y musicales va de la mano de su expresión corpórea. Logró desencajar su rostro, casi a cara limpia, en una mujer de edad mayor que la suya. Desde que se la ve de espaldas al entrar a la sala, sentimos su energía tremenda. Este rol, construido tan laboriosamente, no tiene parecido con ningún otro en la que la hayamos visto. Este trabajo, vale más que la pena verlo. Sería una lástima no tenerlo en nuestras salas y disfrutarlo en una larga temporada.

Fuente: el Periodiquito/14 de agosto, 2007

Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CUANDO LA «ARRITMIA» SACUDE LAS TABLAS…

  1. eugenia dijo:

    soy estudiante de artes escenicas en colombia y estamos montando arritmia DE GIACOMETO, estamos contentas por eso el texto es muy bello……….

    • Sebastián dijo:

      Hola Eugenia. Estoy haciendo una tesis sobre el autor, y quisiera saber si finalmente han montado Arritmia. ¿Podría pedirte información sobre la puesta en escena? Gracias. Sebastián.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s