El juego de 7 gatitas

 

Desde hace tiempo se sabía que Nelson Rodrígues, es el dramaturgo del «teatro realista brasileño por excelencia», esto lo deja bien claro con su tragicomedia perversa Siete Gatitas, la más reciente producción del Contrajuego, versionada y dirigida por Ricardo Nortier, se temía pues, otro montaje más, sin importancia. Y, sin embargo, afortunadamente ha llegado no sólo la mejor del año y de toda la factoría Arocha/Nortier, sino una auténtica obra de referencia para esta agrupación. gatitas_contrajuego.jpg
El tema, hondamente humano, está expresado con admirable concentración, gracias a la dramaturgia de Rodrígues. La puesta en imágenes atrevida a través de la mágica disposición escenográfica a la italiana, que da vida a la cotidianidad y a los personajes, creando con su hacinamiento acartonado una verdadera fabela. La obra presenta dos partes perfectamente diferenciadas, de estilo y duración diferentes, pero ensamblada y completadas entre sí. La primera es la ficción en la ficción. La segunda, el desenmascaramiento de la realidad. Desde la entrada, el espectador se ve sumido en un caos aparente, perdido entre la miseria y las mentiras, la lucidez y la sordidez, el odio y el amor del protagonista. Su actitud es la de un «dios» secularizado, que con su «siete gatitas» intenta componer las conductas ajenas, a tenor de sus propias necesidades.

 

La historia de esta pieza sobre la voluntad de sobrevivir es extremadamente sencilla, a pesar de su aparente complejidad. Un viejo conserje, astuto y borrachín, es avisado que su hija menor, ha asesinado brutalmente a una gatita preñada en el colegio donde ella estudia y tiene como protagonistas a sus familiares más íntimos: su madre, sus siete hermanas (pero, en la obra sólo aparecen cinco), un médico pacato y un turco repugnante; aunque esta versión del director, pudo haber prescindido de estos dos últimos personajes. Totalmente innecesarios.
Evidentemente, Siete Gatitas, no es una obra popular, al menos por ahora. Su vanguardismo estilístico no se lo permite. El elenco, admirable, hecho de espontaneidad a base de disciplina notable, en un lenguaje teatral rotundo y cincelado, pero al mismo tiempo, sensato y transparente: Alberto
«Paisa» González, arrollador; Freddy Buitrago, exacto; y Orlando Paredes, encantador; forman un conjunto sin estrellatos de exhibición al servicio del retorcido relato. El resto del reparto, perfectamente integrado.

Carlos Rojas
criticarojas@gmail.com
Especial para el Diario Vea/Un punto de vista

Fuente de la fotografía: Aliarts

Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Crítica Teatral. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s