En la sombra de la teatralidad

La teatralidad sería, lo que, en la representación o en el texto dramático, es específicamente teatral en el sentido en que lo entiende, por ejemplo, A. Artaud cuando constata el rechazo de la teatralidad en la escena europea tradicional (Patrice Pavis)

mexico.jpg

México nos trajo para el XXIV Festival de teatro de occidente el espectáculo «Espectro… familiares y cortantes» el cual caracterizo de compleja y lograda teatralidad. Y aquí defino este término como aquello que compone teatralmente cualquier espacio al que se le introduce disciplinas estéticas diferentes: el canto, la poesía, la imagen mediante las artes plásticas y el efecto mediático. Todo, se recoge en el espacio escénico, irrumpe sobre una plasticidad que acompaña a los ritmos poéticos, a la estructura literaria la cual se establece en la selección de los textos que, a su vez, no quieren trascender en lo dramatúrgico sino sobre la vitalidad del poema, de lo literario propiamente y no entorno a la sintaxis del relato teatral. Es decir, lo teatral se nos da por la formalidad del poema y su musicalidad. También por el drama (al incorporarse los textos de Bertolt Brecht), pero siempre acompañado por el ritmo de lo poético, de lo escritural, aun, las escenas se componen como estrofas o cuerpos de imágenes estructuradas en aquellas condiciones formales del poema: el temple de ánimo, el ritmo, la melodía y la metáfora que de alguna manera configuran lo verbal de la poesía cuyo contenido adquiere aquí, en cambio, modelo de lo escénico. De allí la concepción muy particular de la puesta en escena de Armando Holzer. Esto hace de este director un puestista en escena muy singular. Pero por encima de todo un esteta provocador. Cuando digo esto, estoy sosteniendo que estamos ante la presencia de un teatro total y abarcante de imágenes que no hace concepciones con nadie al colocar al espectador en este nivel de riesgos. Por ejemplo, los espectadores tenemos la oportunidad (en los primeros cincuenta y cinco minutos aproximadamente) de retirarnos en el intermedio si acaso no fue de nuestro placer: como en el poema, puedes abandonar la lectura o continuar con ella. Es una opción que te permite continuar en extensión hacia las imágenes, hacia lo visual. Como si lo escenificado circulara en un sin fin de las escenas: bifurcándose una estructura sobre la otra, un canto sobre el otro. Entonces los actores y la actriz —los cuales se mantienen sobre un mismo nivel actoral— interpretan la relación de la palabra escrita sobre la imagen. Tal interpretación semiológica del poema (y de los poemas de diferentes poetas (1)) permite la extensión de un espectáculo que podría continuar al día siguiente, en la próxima lectura, hacia el otro «libro».

La relación se da por la riqueza actoral y cómo determinan sus componentes plásticos: el metal, lo transparente de los dispositivos escenográficos, el tratamiento de lo oscuro, el cambio repentino de escenas apuntan hacia esa intención del director. Y prefiero decir en este momento que se trata más bien de un «autor escénico», puesto que compone aquella corporeidad de la escena desde las condiciones de los actores: además de actores y actriz, cantantes. Lo que hizo de las actuaciones un uso prístino de la representación de los personajes, diría más bien, de las voces del parlamento. De allí su coherencia interpretativa.Y sabemos que toda estructura del poema viene dado por su musicalidad. Basta con leer a Rainer María Rilke para comprender la importancia de la sonoridad del poema. Decía que canto y ritmo definen la estrofa en el poema escrito. Acá la escena se hace canto e imagen. El temple poético se nos hace extensión de la escena: los actores y la actriz racionalizan la emoción de la palabra para encontrarse con la forma que, en su apariencia, son las escenas que vimos, la actuación y, en su conjunto, la imagen escenificada. Por esa razón los dispositivos escenográficos desempeñan un papel conceptual de rigor, otorgan discurso teatral y dominio de oficio. Determinan los límites entre lo teatral y lo que es literario.Puesta en escena esas diferencias, el riesgo se hace total. Y así lo asume Armando Holzer desde su lenguaje. Por lo menos en lo que respecta a la propuesta: por una parte conceptual y por la otra expresionista, desfigurando una interpretación histórica del hombre. Cuando nos representa, por medio de aquellas imágenes (usando directamente en escena la proyección de un vídeo que instrumentan los mismos actores), el terror de la historia contemporánea con la finalidad de invitar al lector-espectador a reflexionar y, porqué no, a crear su propia hermenéutica en torno a los males de la guerra. En otras palabras, la política como la nueva religión del hombre en definición de la modernidad. Y si eso está en crisis el representarlo también… (más)


juan martins


(1) Se representaron textos de Samuel Becket, Rainer María Rilke, Bertolt Brecht, Schiller, B. Bückner, P. Handke, Haroldo de Campos y piezas musicales de R. Schubert, R. Schumann. A. Berg, K Weill, T. Waits.

Anuncios

Acerca de Juan Martins

Dramaturgo. Escritor. Crítico Teatral con trayectoria internacional. Editor. Destacado con varios premios. (Ver más en la sección «Editor» de este blog). Se ha distinguido como crítico en diferentes festivales latinoamericanos de teatro (Brasil, Ecuador y Argentina). Conduce la revista de crítica literaria y teoría teatral «Teatralidad». Ha recibido el premio «Mejor dirección» con el espectáculo «Mariana» de José Ramón Fernández e interpretado por la actriz Mirla Campos en el III Festival Internacional de Teatro Clásico Adaptado 2012. Argentina. «Él es Vila-Matas, no soy Bartleby», «El delirio del sentido, desde un poética del dolor y otros ensayos» y «Novelas son nombres, ensayos inexactos» son sus más reciente libros de ensayos publicado en «Ediciones Estival», Venezuela. Con la misma tiene en imprenta su otro libro de ensayo «De qué hablo cuando hablo de Murakami» (2016).
Esta entrada fue publicada en Crítica Teatral. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s