El reñidero, una metáfora de la venganza

Esta pieza “El reñidero” de Sergio de Cecco, en una coproducción de la Compañía Regional de Teatro de Portuguesa y la Compañía Nacional de Teatro en el 2003, bajo la dirección de Aníbal Grunn y ahora en reposición, consolida una tendencia estética que ya viene afirmándose desde entonces con el tratamiento de la imagen: la puesta en escena es excelente, bien delimitada en los ochenta minutos del espectáculo. Se dice así cuando nos encontramos con un espacio escénico que se desarrolla en el tratamiento de lo narrativo y conduce aquellas imágenes hacia el sentido de lo que se quiere contar. Es importante pues que dramatúrgicamente se levante sobre un acontecimiento que denuncia las condiciones del poder en un pueblo latinoamericano del siglo xix. Como quiera que sea la estructura escénica se edifica sobre ese elemento de lo narrativo del relato.
Cuando la tragedia se construye desde el contexto de lo narrativo los personajes se hacen responsables de la progresión dramática. De manera que entre la imagen y el personaje se nos arregla el espacio escénico, lo que se hace obra teatral: edificada en esa relación visual o si se quiere sobre la perspectiva de la puesta en escena. Mérito de la dirección teatral que nos muestra un dominio en el oficio, en tanto que la puesta en escena es coherente con el rol protagónico que sostienen a estos personajes. Tenemos un texto sólido de una tendencia dramatúrgica con la que pocas veces nos encontramos: una dramaturgia del personaje. Digo esto, para destacar en esta ocasión el trabajo de las actrices. En una primera instancia, Edilsa Montilla como “Elena Morales”, seguidamente Mayeli Delfín como “Nélida Morales” quienes trazan aquellas condiciones de los personajes ante el compromiso del relato. Desempeñan su labor actoral con una actitud impecable que registra un estilo de actuación sobre el manejo de las emociones y las condiciones de la vida de sus personajes: éstos conducen el objeto de la trama, sobre el hecho actancial del relato teatral el cual se exhibió como el dolor que sufrían por la pérdida del “hombre de la casa” (“Pancho Morales”). Esa pérdida era también un proceso de liberación en una, la madre, y en la otra la hija pero con objetivos emocionales completamente diferentes. Mientras que para una era liberarse del marido que sometía, para la otra, era causa de venganza. Para quien la venganza era, a su vez, liberación del amante de su madre, “Santiago Soriano”, representado por Jesús Plaza. Esta diatriba de pasiones familiares sitúa a la obra en el lugar del mito y de la literatura occidental: la tragedia como género. Desde allí el espectador se envuelve y deja conducir ese dolor que será el motivo de una final tragedia cuyo rigor es la representación de la muerte de los personajes. Y así sucede como consecuencia inevitable de ser víctimas de la historia, del dolor como eje actancial. Todo deviene de la venganza, del temor y de la confusión que genera el poder y cómo sustentarlo. Madre e hija se hallan en elementos antagónicos. Una hace responsable a la otra de la muerte del hombre, “Pancho Morales”, amo y señor del pueblo que ha conducido sus vidas como si aquello fuera el reñidero, lugar de corrupción y de poder.

La madre amante de la mano derecha del “Pancho Morales”, “Santiago Soriano”, quien no desea ser descubierta por su hija sostendrá la tensión del drama. Todo es descubierto, la muerte y la venganza toman lugar en el hijo de aquel padre, “Orestes Morales”, representado por Elvis Collado. El objetivo final de la trama será qué sucede con la venganza, de qué manera se hereda el poder. Ahora que destaco estos momentos del relato teatral es para decir de la responsabilidad que han tenido las actrices mencionadas para establecer una actuación orgánica: nos hicieron sentir y conmovernos en el devenir de la obra. Allí está el mérito, hacer creíble al público lo ficcional y la irracionalidad de los personajes. Tales antagonismos se resisten en el transcurso de las escenas. De allí que lo actancial se dé sobre el hecho de saber quién mató a “Pancho Morales” hasta que finalmente se consume la historia. Sobre esta estructura las actrices se sostienen y el resto del elenco acompaña el objeto de las actrices. Lo entendemos cuando la imagen de la puesta en escena se sostiene en un tratamiento de lo ficcional, la atmósfera y la tensión general que caracteriza la obra. Sin descuidar lo emotiva de la misma por supuesto.

La actuación de Simón Ortiz (“Pancho Morales”) es coherente con esa exigencia porque representa la memoria de aquellas mujeres, es el lugar de la conciencia del resto de los personajes, representado a un “caudillo” que está por encima de la misma muerte. Por eso digo que Sergio de Cecco construye una metáfora de lo latinoamericano y el espacio que han tendido los hombres de poder en la historia de nuestros países… (más)
juan martins, maracay julio 2006
Este artículo se publicará en próxima edición de Teatroenmiami.net

About these ads

Acerca de Juan Martins

Juan Martins, dramaturgo y crítico teatral. Editor.
Esta entrada fue publicada en Crítica Teatral. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s